Pérez abre el debate de las banderas rojas en clasificación: “Quien se equivoca debe pagar”

El GP de la Emilia Romagna fue la primera cita del Mundial con Sprint el sábado y clasificación el viernes. Precisamente en la sesión de clasificación del viernes se produjo un récord. Fue la clasificación con mayor número de banderas rojas de la historia de la Fórmula 1. Un total de cinco banderas rojas motivadas por la lluvia que fue protagonista el viernes en el trazado de Imola.

A raíz de este gran número de banderas rojas en clasificación surgió el debate. Carlos Sainz pasó a Q3 después de provocar una bandera roja en Q2. El español partió 10º en el Sprint, pero muchos aficionados piensan que lo justo habría sido que partiera 15º eliminando su mejor vuelta de la Q2.

Loading...

Peor fue el caso de Lando Norris en Q3. El británico logró colarse tercero en su primer intento. Cuando apenas quedaban menos de dos minutos para terminar la sesión, Norris se salió de la pista y provocó una bandera roja. Algunos fans pensaron que pudo ser a propósito, ya que gracias a la bandera roja Norris se aseguró la tercera plaza para el Sprint y arruinó las vueltas de otros pilotos que venían mejorando, como Sergio Pérez. El piloto mexicano de Red Bull ha pedido que se actúe en estos casos modificando la normativa.

Pienso que debemos revisar las normas. Creo que un piloto que comete un error, causando una bandera roja, debe ser penalizado de alguna manera. Hay pistas en las que episodios similares conllevan una ventaja importante y que pueden asegurar incluso la Pole. Sé que Lando ha cometido un error y yo mismo los he cometido, pero quien se equivoca debe pagar.

Sergio ‘Checo’ Pérez

Lo cierto es que no es la primera vez que este debate sale a la palestra. Todavía resuena en la memoria de los aficionados la Pole de Charles Leclerc en Mónaco 2021. El monegasco logró el mejor tiempo en su primer intento y terminó chocando en la vuelta definitiva cuando Sainz y Verstappen venían en vuelta rápida. Ya en ese momento muchas voces pedían la eliminación de la mejor vuelta a aquel que provocara una bandera roja en clasificación. De esta manera, no solo se penalizaría el error, sino que se evitarían ciertas sospechas.

Más claro aún fue el caso de Michael Schumacher en el mismo trazado de Mónaco en 2006. El alemán consiguió el mejor tiempo de la sesión clasificatoria y luego aparcó prácticamente su Ferrari en la valla de la Rascasse, lo que obligó a Alonso a detenerse. Aquella maniobra de Schumacher no fue un error, sino un acto voluntario para no perder la Pole. Todo ello provocó que el Káiser fuera sancionado y partiera último en la carrera del domingo. Veremos si finalmente la FIA hace caso a las palabras de Pérez, compartidas por muchos pilotos y aficionados a la Fórmula 1.

Ismael Zaragoza

Director y creador de GP Mundial. Combinando mis estudios de Periodismo con mi pasión por la Fórmula 1.

Deja un comentario