Nuevos detalles sobre el posible acuerdo entre Alpine y Williams

Hace algo más de un mes, el primer día de marzo, saltó la noticia en Italia. Alpine y Williams estaban negociando un acuerdo según La Gazzetta dello Sport. Así lo publicamos entonces y ahora parece que hay novedades al respecto. Pese a que es recomendable leer aquel artículo para entender este, en resumidas cuentas lo que se planteaba en dicha información es que Alpine pretendía llegar a un acuerdo con Williams para que se convirtiese en su nuevo equipo cliente. Con un acuerdo así se reducirían las dificultades económicas del equipo con sede en Grove y Alpine dejaría de ser el único equipo que no motoriza a otro en la parrilla. De esa manera el reparto sería más equitativo y la escudería francesa podría colocar en un asiento de Williams a alguna de sus jóvenes promesas como Guanyu Zhou o Christian Lundgaard.

LEER MÁS: Todos los detalles del posible acuerdo entre Alpine y Williams

El posible acuerdo estaba planeado para la temporada 2022 con la entrada en vigor del nuevo reglamento. Esto comprometía seriamente su viabilidad, ya que Williams ya ha comenzado a trabajar en el monoplaza del próximo año. Intentar incorporar un nuevo motor como el Alpine a estas alturas podría arruinar los planes de futuro de los hombres de Grove. Es por ello que las nuevas informaciones que surgen desde Inglaterra aseguran que Williams no estaría interesado en seguir conversando pese a sus problemas económicos. De hecho, así lo reflejan las palabras de Jost Capito, CEO de Williams Racing, que destaca el compromiso del equipo con Mercedes:

Williams siempre ha sido un equipo independiente y seguirá siéndolo. Para nosotros un equipo B es un equipo que no tiene propiedad independiente. Además tenemos muy buena relación con Mercedes y un contrato que aún dura un par de años más. Vamos a respetar ese contrato, ya que estamos muy contentos con la relación que tenemos.

Jost Capito

Unas palabras que no han sentado bien en Alpine después de los esfuerzos realizados. La escudería francesa sabe que si quiere desarrollar plenamente su motor necesita que otra escudería lo incorpore a su monoplaza. Ahora mismo están en una situación de desventaja frente a los rivales. Las aspiraciones de Alpine de contar con un equipo cliente al que suministrar motores en 2022 parecen agotarse tras estas palabras del CEO de Williams y, especialmente, tras la negativa de Red Bull de volver a montar motores Renault tras la salida de Honda de la Fórmula 1.

LEER MÁS: Red Bull llega a un acuerdo con Honda para usar sus motores hasta 2025

En Alpine no se desesperan

Pese a la negativa de Williams, Alpine no se rinde en su búsqueda de un equipo cliente. La escudería francesa está dispuesta a intentar continuar las conversaciones tanto con los hombres de Grove como con otras escuderías en busca de un acuerdo que hoy por hoy se antoja prácticamente imposible. Laurent Rossi, CEO del equipo Alpine, ha destacado que sería una gran noticia contar con un equipo cliente, ya que ayudaría en el desarrollo del motor, pero ha señalado que no están desesperados por encontrarlo. Estas han sido sus palabras:

Tienes que ser capaz de recoger lo cosechado, así que está claro que un equipo cliente sería bueno, aunque no imprescindible. Ahora mismo no es algo que estemos buscando de forma activa

Laurent Rossi

El propio Laurent Rossi ha admitido los inconvenientes de no tener un equipo cliente en Fórmula 1, aunque ha señalado también la importancia de la independencia en Fórmula 1 siendo un fabricante. Estas han sido sus palabras al respecto:

Está claro que no tener un equipo cliente puede generar inconvenientes como el hecho de perder terreno en el desarrollo principal del monoplaza que podrías conseguir con al tener dos o más equipos en paralelo con la misma unidad de potencia. Sin embargo también hay ventajas como la no distracción en otras actividades y la independencia. De momento estamos muy contentos de trabajar para nosotros mismos

Laurent Rossi

Con estas palabras parece difícil que Alpine vaya a llegar a un acuerdo con otra escudería a corto plazo. No obstante, lo que está claro es que la escudería francesa está en una situación de desventaja competitiva frente a Mercedes y Ferrari. Sus posibilidades de desarrollo de motor se reducen mucho al no suministrar unidades a ningún otro equipo de la parrilla.

Deja un comentario