Categorías
Red Bull

Honda, Red Bull y la posibilidad de que Verstappen penalice en Arabia Saudí

Desde la fábrica de Milton Keynes no se plantean un cambio de motor, mientras que desde Japón se apunta a que un cambio del ICE en Verstappen le haría ganar el Mundial.

Max Verstappen y Lewis Hamilton. Dos contendientes, un título en juego, ocho puntos de distancia, solo dos carreras por delante que serán en fines de semana consecutivos. El primero del neerlandés o el octavo de Hamilton para ser el más laureado de la historia. La hegemonía perfecta de Mercedes o el sueño de Horner de ganarles en el último año antes del cambio de reglamento.

La presión es máxima en ambas fábricas y, cada decisión, cada movimiento se mide al milímetro. Nadie quiere dar un paso en falso. En esta circunstancia se encuentran Red Bull y Honda. La duda: ¿cambiar o no cambiar el componente del motor de combustión interna de Verstappen? Esa es la cuestión.

El neerlandés ha usado cuatro piezas del motor de combustión interna (ICE), cuando las permitidas sin penalizar son tres. Como ya penalizó una vez, esta segunda serían únicamente cinco posiciones de pérdida. Parece bastante poco viendo el rendimiento del Red Bull y su facilidad para adelantar, pero quedan únicamente dos carreras y parece complicado que vayan a cambiarlo en la última carrera. Así que solo queda Arabia Saudí para estrenar esta nueva pieza.

Helmut Marko ha repetido por activa y por pasiva que no van a cambiar ninguna pieza del motor y penalizar, pero desde Honda recomiendan que sí lo hagan para evitar sustos. Aunque los japoneses confían en sus mejoras de fiabilidad que han hecho este año para tener la “tranquilidad” que puede llegar a final de temporada sin romperse.

En Red Bull saben que dos victorias de Hamilton le convierten en campeón. Dejar que Max salga más atrás de una hipotética segunda o tercera plaza es un riesgo. Perdieron la oportunidad de hacer el cambio en Qatar, donde a priori parecía difícil adelantar y la sanción que recibió Max por ignorar banderas amarillas terminó por descartar la posibilidad. Sin embargo, eso es pasado y la decisión fue no cambiar (y no se les puede culpar, nadie pensó que fuera a ser factible adelantar tan fácil en Losail).

Cambiarlo en Arabia Saudí es todo una incógnita. No se sabe cómo será el rendimiento de los coches o sí tendrán oportunidades fáciles de adelanta. Por ello, en Red Bull son partidarios de no cambiar, aunque de ser así la unidad de potencia del Red Bull podría acumular hasta 8 GPs haciendo que el desgaste sea muy alto, algo que puede afectar a las prestaciones de esa unidad de potencia y, sobre todo, a la fiabilidad. Un cero sería mortal para las aspiraciones de Verstappen. Más aún sabiendo que su rival Lewis Hamilton va a tener un ICE muy nuevecito y con la máxima potencia disponible.

El viernes en los libres será un momento de reflexionar y discutir en Red Bull sobre si cambiar el ICE o no. Todo ello después de ver el comportamiento del coche en pista. Una decisión que puede marcar el Mundial. Un error ahora de cualquiera cuesta un título… o los dos. Este año todo es posible y solo quedan dos carreras para ver quién se lleva el gato al agua.

Deja un comentario