El Día Después | Sir Lewis Hamilton, el rey de Portimao

Una carrera más o una carrera menos, según se mire. El GP de Portugal 2021 ya es historia y, al igual que el año pasado, lleva el nombre de Lewis Hamilton. El británico firmó una carrera memorable demostrando por qué es siete veces campeón del mundo. Dos adelantamientos sensacionales a Verstappen y Bottas que le valieron para lograr los 25 puntos en Portimao.

Fue precisamente en ese mismo circuito donde el pasado año Hamilton superó las 91 victorias de Michael Schumacher. Y me temo que este año superará su número de Mundiales. Mi corazón está del lado de Max, pero la razón me dice que este año caerá el octavo de Lewis.

Los adjetivos para definir la grandeza de Hamilton se agotan. Es una bestia, un monstruo imparable. Este año está bajo presión y, precisamente por ello, ya ha cometido varios errores, pero da igual. Al final siempre termina cruzando la línea de meta en primera o segunda posición. De momento, 69 puntos en tres carreras y la sensación de que no hay nadie que lo pueda parar en su camino hacia el octavo título mundial.

Red Bull: cerca, pero insuficiente

La única alternativa a Lewis Hamilton se llama Max Verstappen, pero para ganar a Mercedes hay que hacerlo todo perfecto. El Red Bull está cerca en ritmo de carrera y ligeramente por delante en clasificación, pero deben seguir mejorando o el Mundial se acabará antes de lo que los aficionados y ellos mismos esperan. Barcelona será la prueba del algodón. Circuito Mercedes donde los haya. El lugar donde Max logró su primera victoria en su debut con Red Bull en 2016 tras el choque entre Rosberg y Hamilton.

La presión en Milton Keynes es máxima. Saben que tienen el talento de Max y que el coche está a la altura. La fiabilidad será clave frente a un Hamilton que no abandona desde hace tanto tiempo que ni me acuerdo. Este es el año para batir a Mercedes, pero para ello hace falta un fin de semana perfecto. Una nueva victoria de Hamilton en Barcelona el próximo fin de semana será un varapalo tremendo para Red Bull y Max Verstappen.

Norris suma y sigue

Es una de las sensaciones de este inicio de temporada. Agresivo como nunca se le había visto, Lando Norris está tercero en el Mundial de Pilotos por méritos propios. Algunos decían antes de empezar el año que Ricciardo no le iba a dar tregua. Hoy es el australiano el que se pregunta cómo batir a un Lando Norris que está en el mejor momento de su carrera hasta ahora. Cuarto en Bahréin, tercero en Imola y quinto en Portugal.

Ricciardo no tuvo una carrera fácil, pero al final consiguió puntuar después de salir 16º tras caer en Q1 el sábado. Lo que está claro es que el McLaren en carrera corre y mucho. Están por delante de Ferrari los domingos y son los claros favoritos para alzarse con el tercer puesto del Mundial de Constructores. Ojo a lo que pueda suceder en el GP de España. Si McLaren se consagra ahí como el tercer mejor equipo de la parrilla difícil será que alguien se lo pueda robar.

El trío de hispanohablantes. Gran Alonso, consistente Checo y desastre Sainz

Tras la clasificación del sábado muchos se temían lo peor. Fernando Alonso terminó 13º pese al ritmo del Alpine y a ocho décimas de su compañero Esteban Ocon. El propio Fernando no era capaz de explicarlo, pero lo arregló en carrera con una gran remontada. El “Who’s next?” que soltó por la radio tras pasar a Ricciardo es el es síntoma inequívoco de que Alonso y su instinto competitivo están de vuelta. Próxima estación Barcelona con un Alpine que promete dar guerra.

Checo Pérez hizo lo que tenía que hacer. Seguro que al mexicano le hubiese gustado estar en el podio, pero al menos terminó cuarto que es lo que se le exige por parte de Red Bull. Estiró el neumático medio hasta casi el final para hacer una labor de equipo y frenar a Hamilton, pero fue imposible. A punto estuvo de arruinarle la carrera Mazepin en un incidente absurdo. Al final, carrera correcta, 12 puntos y a pensar en Barcelona. El nombramiento como piloto del día le quedó grande esta vez.

La cruz de este grupo fue Carlos Sainz. El madrileño salió bien y se colocó cuarto, por delante de Checo Pérez, pero tras el Safety Car todo se vino abajo. Comenzó a perder posiciones y ritmo, por lo que Ferrari decidió anteponer a Leclerc. La estrategia de pasar del blando al medio en lugar del duro terminó por dejarle fuera de los puntos. Carrera para olvidar, kilómetros para el bolsillo y a pensar en el Gran Premio de casa.

Próxima estación: España

El próximo Gran Premio será el de casa. El lugar donde debieron celebrarse los test de pretemporada. Será un GP de España descafeinado, sin público y con un paddock bastante vacío. El evento tendrá lugar este mismo fin de semana. La batalla será la misma: Max o Hamilton, Verstappen o Lewis, el 33 o el 44. El domingo lo sabremos. El próximo lunes nos leemos. Saludos.

Ismael Zaragoza

Director y creador de GP Mundial. Combinando mis estudios de Periodismo con mi pasión por la Fórmula 1.

Deja un comentario