Categorías
F1

El día después | ¿Quién decía que la Fórmula 1 era aburrida?

La columna de opinión del día después del Gran Premio de la Emilia Romagna disputado en el mítico trazado de Imola.

Señores y señoras, menudo carrerón. El GP de Imola nos ha permitido ver una clasificación y una carrera espectaculares. Hoy callan los que decían que la Fórmula 1 era aburrida, predecible e insulsa. Puede que en algún momento lo fuese, pero ya no lo es. El que diga lo contrario no ha visto este Gran Premio. Los paseos triunfales de Mercedes se han terminado. Todos cometen errores, todos están bajo una presión tremenda y todo se decide por unos pocos centímetros, por unas pocas centésimas.

Verstappen será campeón

Puede parecer pronto para dictar sentencia sobre el campeonato. Da igual. Todos lo sabemos. Max Verstappen es un tipo especial. Con 23 años sus números son espectaculares. Tarde o temprano será campeón. Puede que no sea este año, puede que no sea el siguiente, pero terminará siendo campeón del mundo de Fórmula 1. Su fantástica salida en el GP de Imola así lo demuestra. Este año tiene coche para ganar y ahí está, a un solo punto de Lewis Hamilton. 21 batallas para el final.

La carrera de Verstappen fue para enmarcar. Pese a la lluvia, pese a algún que otro error, el neerlandés siempre mantuvo la cabeza abajo. Adelantó a Hamilton como debía hacerlo y se defendió de él poniendo el neumático seco antes que el británico. Al final ganó sobradamente por un error de Lewis. Verstappen puede ser el nuevo Alonso. Apuesto a que lo será. Mad Max será el hombre que derribe nuevamente a un siete veces campeón del mundo. La historia puede repetirse.

Hamilton, una bestia con suerte

La vida de Lewis Hamilton ya no es tan fácil. Ahora tiene un rival duro llamado Max Verstappen que está dispuesto a acabar con su hegemonía. Un tipo que le presiona y le obliga a arriesgar en cada vuelta. Y en una de esas maniobras arriesgadas, Hamilton se equivocó. Intentando pasar a un doblado, pisó la zona mojada y terminó rompiendo el alerón delantero y dando marcha atrás por la grava. Primer error grave de la temporada que no le costó tan caro. Todo gracias a los otros dos pilotos de la disciplina de Mercedes que pusieron fin a su carrera una vuelta después del incidente de Hamilton. Un brutal accidente entre Bottas y Russell que provocó una bandera roja y ayudó a Lewis Hamilton.

Antes de entrar a valorar el polémico accidente quiero señalar algo. Pese a ser Hamilton el piloto con más suerte de la parrilla, la llamada suerte del campeón, el británico es también una bestia al volante. Su talento es solo comparable al de pilotos muy especiales como Max Verstappen o Fernando Alonso. Por eso tiene siete títulos mundiales. Por eso, mantuvo la sangre fría y logró una gran remontada para terminar segundo y minimizar daños. El Mercedes es un coche superior, pero esa remontada en tiempo y forma está al alcance de muy pocos. De momento, Hamilton gana por un punto a Verstappen. Es un duelo en la cumbre, un duelo que posiblemente no se decidirá hasta la última carrera del Mundial. Y un duelo del que podemos disfrutar 21 veces más.

El polémico accidente Bottas-Russell

Fue el gran accidente de la carrera. El escudero y el aspirante. El primero quiere renovar, el segundo desea sustituirle. Russell y Bottas firmaron un accidente que bien pudo acabar en tragedia de no ser por las increíbles medidas de seguridad de la Fórmula 1. No me cansaré de decirlo ni escribirlo, la Fórmula 1 es uno de los deportes más seguros del planeta. Tanto que inmediatamente después de un accidente a más de 300km/h, George Russell salió corriendo del coche a pedirle explicaciones a Bottas y este le contestó sacando el dedo medio a pasear.

No entraré a valorar el accidente en cuestión. Cada toma que veo me genera más dudas. Lo que está claro es que Bottas nunca defendió así a ningún piloto en el pasado. Basta con observar las dos imágenes que vienen a continuación de este párrafo para ver cómo defendió la segunda plaza contra Max Verstappen el año pasado. Nada que ver con cómo ha defendido la novena posición este año.

Quizás no es que Bottas sea ahora más agresivo. Quizás, lo verdaderamente importante es que era Russell con un Williams el que pretendía adelantarle. Aunque yo me pregunto, ¿qué carajo hacía Bottas con un Mercedes defendiendo la novena posición frente a un Williams? La respuesta solo indica una cosa: el tiempo de Bottas en Mercedes llegará a su fin esta temporada. Y quién sabe si antes de que termine. Esta vez no será subcampeón, pero puede que tampoco tercero o cuarto. De momento está quinto.

Norris, un diamante en bruto

Lando Norris fue nombrado piloto del día en la carrera de ayer. El joven británico culminó un fin de semana sensacional. A punto estuvo ya de lograr la Pole el sábado. Solo unos pocos centímetros le obligaron a salir en séptimo lugar. Pero en carrera demostró que es un diamante en bruto, la nueva joya de McLaren. Las 63 vueltas que dio al trazado de Imola fueron una masterclass de talento, atrevimiento y diversión. Porque Lando Norris se divierte al volante y encima corre como pocos.

Un tipo que desborda alegría y talento por los cuatro costados y que ayer consiguió el segundo podio de su vida. Su compañero, Daniel Ricciardo, no estuvo ni cerca de él. Bien es cierto que el australiano acaba de llegar al equipo, pero es un gran piloto que ha sido incapaz de frenar el ‘efecto Lando’. Hoy somos más conscientes del mérito de Carlos Sainz en McLaren, que en sus dos temporadas en Woking venció a Lando Norris. ¿Dónde están los que decían que sería el último año de Norris en Fórmula 1 porque Ricciardo le ganaría en todo? De momento, Norris es tercero en el Mundial de Pilotos.

Ferrari avanza

Gran actuación de Ferrari en casa. Tanto Charles Leclerc como Carlos Sainz estuvieron a la altura y terminaron cuarto y quinto, respectivamente. El monegasco es uno de esos pilotos especiales capaces de hacer magia al volante. Ayer no lo demostró, Norris no se lo permitió. Sin embargo, firmó una carrera consistente y terminó donde empezó consiguiendo doce valiosos puntos para la Scuderia. Por su parte, Carlos Sainz terminó quinto y se llevó diez puntos. Hablamos de él en el siguiente apartado.

Los tres hispanohablantes siguen aprendiendo

Como ya hice en Bahréin, y posiblemente siga haciendo durante todo el año, recopilo aquí, bajo este subtítulo, mi opinión sobre las actuaciones de Fernando Alonso, Carlos Sainz y Checo Pérez. Los tres cometieron muchos errores en unas condiciones difíciles. Especialmente duro fue el resultado del mexicano de Red Bull tras una extraordinaria clasificación donde se quedó a solo 35 milésimas de la Pole Position. Puede que no haya conseguido puntuar en esta carrera, pero en solo dos Grandes Premios Checo ha demostrado más que Albon y Gasly juntos en su etapa en Red Bull.

Lo de Alonso es propio de una tragedia de Shakespeare. El asturiano cometió errores, pocos para una carrera tan difícil. Es inexplicable el paso atrás de Alpine. Es inexplicable que cada equipo que pisa Alonso dé siempre un paso atrás en calidad. Ojalá el año que viene sea diferente. Fernando se lo merece ya de una vez por todas. Ver cómo le doblan en la vuelta 19 en el mismo circuito donde ganó hace 16 años con la misma escudería es difícil de asumir. Pese a todo, Alonso se lleva un puntito y mucho aprendizaje después de resistir estoicamente en una carrera complicada.

La nota positiva la puso Carlos Sainz. Su ritmo fue muy bueno durante todo el Gran Premio, aunque cometió múltiples errores que le privaron de subir al podio tras una gran remontada desde la 11ª posición. Subirá al cajón este año, estoy convencido. El motor Ferrari no es el más rápido, pero el coche está para luchar por la tercera plaza del Mundial. Y puede que Ferrari lo consiga, porque la escudería italiana cuenta con una dupla de pilotos espectacular.

Las sanciones a destiempo

Lo reconozco, no entiendo el criterio de los comisarios. Menos aún los tiempos que emplean en cada decisión. La sanción de 30 segundos a Kimi Raikkonen no se conoció hasta cuatro horas después de la carrera. Lo mismo ocurrió con la sanción de Stroll por adelantamiento ilegal a Gasly. Un adelantamiento donde el piloto canadiense aprovechó el exterior de la pista para superar al AlphaTauri del francés. Una maniobra similar a la de Verstappen con Hamilton. En Bahréin los comisarios lo resolvieron en apenas cuatro curvas, mientras que en Imola tardaron 52 vueltas y cuatro horas. Debería haber unificación de criterios en todos los aspectos.

Adiós Imola, hola Portimao

La carrera de Imola ha llegada a su fin y nos ha dejado algunos datos interesantes recogidos por el siempre atento José María Cimadevilla. Aquí están algunos ejemplos:

  • Verstappen se ha convertido en el 11º piloto de la historia de la Fórmula 1 en ganar al menos una carrera en seis temporadas consecutivas. Se une así al selecto grupo de pilotos formado por Hamilton, Schumacher, Prost, Senna, Piquet, Moss, Clark, Coulthard, Stewart y Vettel.
  • Verstappen ya está entre los 30 pilotos de la historia con más victorias con solo 23 años y medio. A su edad actual, solo 9 pilotos en toda la historia sabían lo que era ganar una carrera de Fórmula 1.
  • Red Bull iguala su mejor racha en F1 y vuelve a acumular 6 años consecutivos con al menos una victoria en la categoría. Lo logró también entre 2009 y 2014.
  • Con el punto de ayer, Alonso se convierte en el quinto piloto de la historia que puntúa en 16 temporadas diferentes de Fórmula 1 igualando a Jenson Button.

Si ha llegado hasta aquí le doy las gracias, espero que no haya sido demasiado largo. La Fórmula 1 que todos queríamos está aquí, la tenemos delante. Disfrutemos de las 21 carreras que quedan este año. Y de las clasificaciones, que también prometen ser apasionantes. Nos leemos en dos semanas con el GP de Portugal en Portimao.

Deja un comentario