Ecos del pasado: ¿Qué pasó cuando Hamilton se jugó el Mundial en la última carrera?

El duelo entre Lewis Hamilton y Max Verstappen ha conseguido levantar la pasión de mucha gente que quizás estaba desenganchada de la F1. Ahora llega el último GP del año con todo por decidir. Los dos llegan empatados a puntos y parece que será un duelo a muerte bajo la noche de Abu Dabi.

Para Verstappen será la primera vez, el primer Mundial de Fórmula 1 de su vida y, por tanto, la primera vez que se juegue el todo o nada en la carrera final. Por su parte, Hamilton ha llegado seis veces a la última carrera del año con el Mundial decidido a su favor y en otras tres peleando por él. De esas tres una vez lo ganó en 2008 pasando a Glock en la última curva del circuito de Interlagos, la última curva de la temporada. Sin embargo perdió en 2007 y en 2016 cuando no consiguió recortar los puntos necesarios.

Ahora que sobrevuela la posibilidad de que Verstappen busque un toque con Hamilton para ganar el Mundial, conviene recordar que en 2016 el británico redujo de forma drástica su ritmo durante la carrera para taponar a Rosberg y que este fuera adelantado por sus perseguidores. El objetivo: ganar el Mundial. Así que de maniobras al límite del reglamento, Hamilton también es todo un experto.

2007: a río revuelto gana Kimi Raikkonen

Viajamos al año 2007, primer año post Michael Schumacher. Fernando acababa de ganar su segundo Mundial y era nuevo piloto de McLaren. Era el gran favorito e iba a compartir box con el rookie Lewis Hamilton.

La temporada se desarrollaba con un dominio claro de Ferrari (Raikkonen y Massa) y McLaren (Alonso y Hamilton). Entre los cuatro pilotos consiguieron todas las victorias del Mundial y un total de 46 podios de 51 posibles. No hubo color, eran los mejores. La temporada se desarrollaba con Hamilton líder del Mundial. En McLaren había tensión, pero parecía meramente competitiva hasta que todo se rompió en Hungría 2006, pero esto es otra historia que otro día contaremos. Lo único que hay que saber es que Alonso y Hamilton ahí dejaron de correr como equipo y cada uno hacía la guerra por su cuenta.

Vayamos al domingo 30 de septiembre de 2007, ya se ha celebrado la carrera de F1 y en España se está despertando la gente. Todo el mundo ve en las portadas que Hamilton ha ganado la carrera, que Kovalainen ha quedado segundo y Kimi Raikkonen tercero, Alonso había abandonado y Massa se despedía matemáticamente de la lucha por el Mundial que se le ponía muy de cara a Hamilton.

A tan solo dos carreras del final (hay que recordar que solo puntuaban los ocho primeros y puntuaban 10,8,6,5,4,3,2,1 puntos respectivamente) Hamilton tenia 107 puntos, 12 más que Fernando Alonso y 17 más que Kimi Raikkonen. Lewis necesitaba sumar 9 puntos para ser campeón. Parecía algo factible ya que se había subido al podio a todas las carreras en ese momento excepto a 3 (se habían corrido 15). Pero llegó China, Hamilton rodaba primero, Raikkonen segundo, Massa tercero y Alonso cuarto. Todos iban con unos intermedios muy gastados. Hamilton, si mantenía esa posición, era campeón.

Sin embargo, a falta de 26 vueltas para el final, Hamilton tenía, como diría Antonio Lobato, los neumáticos en las lonas e iba a entrar a boxes a poner lisos, pero en la entrada a boxes se va a la puzolana y como diría Gonzalo Serrano “sanganchao” en la puzolana. Dejó el coche absolutamente clavado y al no poder sacarlo de ahí sin ayuda externa tuvo que abandonar. La carrera la ganó Kimi con Alonso segundo. El Mundial se decidía en Brasil.

Llegaron a San Paulo, Hamilton lideraba el Mundial con 107 puntos, le seguía Alonso con 103 y Raikkonen con 100. Había muchas combinaciones posibles para que cualquiera de los tres ganara el Mundial. Como parecía bastante factible que alguno de ellos tres ganara, como así pasó, las cuentas eran fáciles.

Si Hamilton ganaba era campeón del mundo. Si Alonso ganaba, Hamilton debía hacer segundo, ya que si era tercero empataban a puntos, pero el asturiano ganaba el Mundial porqué habría ganado un GP más. Si Raikkonen ganaba, Hamilton debía hacer quinto. Pero si Alonso era segundo, Hamilton debía ser cuarto.

La clasificación le fue bien a Hamilton, quedó segundo, le superó Massa, pero con Kimi tercero y Alonso cuarto, es decir, lo esperado. Los tres que se jugaban el Mundial en las cuatro primeras plazas. Massa hizo una buena salida tapando a Hamilton y Kimi le superó, después de las S de Senna. Fernando por su parte también superaba a Hamilton para ser tercero. En ese momento, Lewis era campeón del mundo.

Al empezar la tercera vuelta, Hamilton se pasaba de frenada intentando superar al asturiano y caía a la octava posición. Alonso era campeón en ese momento, a falta de 60 vueltas para el final. Hamilton, con un problema en el cambio, caía a la decimoctava posición. El Mundial se le ponía imposible. El error de China, el error en la tercera vuelta de Brasil y ahora el problema en el cambio. Pero el inglés se reponía y con la goma blanda volvía a colocarse octavo en una gran remontada. Solo necesitaba un punto más para ser campeón, bueno realmente necesitaba más y expliquemos por qué.

Massa iba liderando la carrera con Kimi cerca de él y con Alonso a un mundo de distancia y Hamilton octavo. Alonso era en ese momento el líder virtual, pero si Kimi se ponía primero, era él quien ganaba. Parecía obvio que Ferrari iba a intercambiar posiciones, pero a diferencia de ahora, en ese momento las órdenes de equipo estaban prohibidas y no podían dar ningún mensaje de radio que diera pie a eso, aunque fueran palabras encriptadas (Multi 21 que decían en Red Bull para no atacarse), ya que podían perder la carrera por una sanción.

Obviamente en Ferrari no fueron tontos. Quedaba una parada por hacer y a falta de 20 vueltas para el final Massa entró en boxes. Al salir casualmente se encontró mucho tráfico, seguramente un error de Ferrari, así que Kimi alargó la parada y entro dos vueltas más tarde, saliendo primero. Salvo catástrofe de Massa o Raikkonen, Fernando ya no podía ganar el Mundial. Volvamos a Hamilton que rodaba octavo. Con esto necesitaba ser quinto para ganar el mundial, consiguió llegar a la séptima posición, pero, aunque arriesgó no pudo y Kimi Raikkonen se proclamó campeón del Mundial de 2007, con Lewis Hamilton segundo y Fernando Alonso tercero a un solo punto de distancia.

La mala suerte y la inexperiencia se habían cebado con Hamilton. Con únicamente 4 puntos en las dos últimas carreras hubiera sido campeón. El error de China, que vino motivado por un excesivo ritmo que desgastó muchísimo las gomas, además de que McLaren apuró mucho, el error en la tercera vuelta de Brasil, siendo cuarto era campeón, máxime viendo el ritmo de los Ferrari, pero arriesgó demasiado y la pasada de frenada le dejó octavo y el problema con el cambio que le hundió al final de la parrilla completaron un último GP para olvidar en un Mundial que parecía tener en la mano.

2008: El Mundial se decide en la última curva, ¿Qué le ha pasado a Glock?

Alonso se marchó a Renault por las desavenencias con Ron Dennis, así que Hamilton estrenaba compañero, Heikki Kovalainen. Los dominadores del Mundial volvían a ser McLaren y Ferrari. Entre ellos acapararon 14 de las 18 victorias del Mundial. Las otras las consiguieron Robert Kubica en Canadá, Fernando Alonso de forma consecutiva en Singapur y Japón y un joven Sebastian Vettel se estrenaba bajo el diluvio italiano en Monza.

Justamente viajamos a Monza. La carrera acaba y Vettel consigue su primera victoria bajo un auténtico diluvio. Massa quedaba sexto y Hamilton séptimo. El Mundial, a falta de cuatro carreras, lo lideraba Hamilton con un punto de ventaja sobre Massa. Robert Kubica iba tercero a 14 puntos de Hamilton y parecía difícil que pudiera luchar por el Mundial, mientras que Kimi estaba a 21 puntos completamente descolgado. El Mundial era un mano a mano Massa VS Hamilton.

En Singapur Hamilton amplía seis puntos esa distancia hasta llegar a los siete puntos, ya que acaba tercero, mientras que Massa es decimotercero. En Japón, Hamilton es decimosegundo y Massa séptimo, el brasileño se acerca a cinco. Quedaban China y Brasil y los fantasmas se le podían aparecer a Hamilton. Hamilton los espanta y gana con autoridad con Massa segundo en China. Al Mundial le quedaba una carrera y Hamilton tenía siete puntos de ventaja sobre Felipe Massa.

La cuentas eran claras, Hamilton ganaba el Mundial…

-Si hacía quinto o mejor.
-Si Massa no quedaba segundo o mejor, independientemente de lo que hiciera Lewis.
-Si Massa era segundo a Hamilton le valía con ser séptimo o mejor.

Massa ganaba el Mundial…

-Si ganaba la carrera y Hamilton hacía sexto o peor
-Si era segundo y Hamilton era octavo o peor

Llegó Brasil y por segundo año consecutivo todo se iba a decidir allí. Massa estaba delante de su gente. Ese gran empuje le hizo conseguir la Pole, mientras que Hamilton pudo ser únicamente cuarto.

La lluvia llegó cinco minutos antes de empezar la carrera, así que todos pusieron intermedios. Después de la salida se mantuvieron posiciones y Hamilton era cuarto, posición que le valía para ganar el Mundial, mientras que Massa era primero. Todos pasaron a los neumáticos de seco y Hamilton conseguía mantenerse quinto y al adelantar a Fisichella era cuarto. La carrera pasaba y Massa se establecía como el gran dominador, mientras que Hamilton rodaba en la cuarta posición sin excesivos problemas. Pero después de hacer una segunda parada en boxes, Vettel que rodaba quinto se acercaba rápidamente a Hamilton, aunque el británico perdiera la plaza en favor de Vettel seguía siendo campeón del Mundo.

En la vuelta 63 de 71 que se completaron apareció otra vez la lluvia. En la 67 habían entrado todos excepto Glock, Massa se mantenía líder y Hamilton era quinto (Glock estaba delante al no haber cambiado neumático e ir con los de seco), si perdía una posición más perdía el Mundial.

En la vuelta 69, solo quedaban dos para el final, la lluvia empezó a caer muy fuerte y Vettel consiguió adelantarle, Hamilton era sexto y Massa iba a ganar la carrera. Massa pasaba por meta primero, mientras Hamilton acababa el segundo sector de la última vuelta sin poder pasar a Vettel. Iba a perder el Mundial. Pero en la última curva del circuito Vettel y Hamilton adelantarían a un Timo Glock que luchaba con neumáticos de seco en medio de la tormenta de agua para mantenerse en pista. Perdió dos posiciones. Eso hacía que Vettel fuera cuarto y Hamilton quinto. Hamilton era campeón del mundo.

En otras televisiones sí apreciaron el adelantamiento de Hamilton a Glock en la última curva, pero Antonio Lobato y Gonzalo Serrano que eran los narradores de la F1 en España no, al igual que todo el equipo Ferrari. Gonzalo gritaba es la maldición de Hamilton y cuando Antonio se disponía a decir cuarto Glock y quinto Vettel vio que no, que era cuarto Vettel y quinto Hamilton y gritó aquello de “¿Qué le ha pasado a Glock?” Mientras que en Ferrari sin tampoco haberse dado cuenta saltaban de alegría, hasta que alguien lo vio y el padre de Massa pasó de la sonrisa a la tristeza en escasos segundos. Massa fue probablemente el ganador más triste aquel día. Brasil ardía en querer matar a Timo Glock y Hamilton se había desquitado en la última curva del Mundial del error del año pasado y se proclamaba por primera vez campeón de la F1 en una de las mejores carreras de la historia de la F1. Lo tuvo todo, tensión, lluvia, adelantamientos y después de todo el Mundial se decidió en la última curva del año.

2016: Jugarse la amistad para ganar el Mundial. Rosberg VS Hamilton

No es un secreto que la era híbrida ha sido un dominio total de los Mercedes. El año 2016 es el gran ejemplo de esto. El equipo Mercedes lo componían Hamilton y Rosberg y durante ese año ganaron 19 de 21 carreras. Solo Max Verstappen en el GP de España donde los Mercedes abandonaron cuando se chocaron entre ellos y donde Max debutaba, y Daniel Ricciardo en Malasia, ambos pilotos con el Red Bull, consiguieron destronar a los Mercedes que fueron dos auténticas apisonadoras. Le sacaron casi 130 puntos al tercer piloto y en constructores consiguieron casi 300 puntos más, exactamente 297 más que Red Bull que fue segundo.

El Mundial comenzó de cara para Rosberg. Cuatro carreras y cuatro victorias. La tendencia cambió en Barcelona. Después del choque de Nico con Lewis, el británico ganaría seis de los siguientes siete GPs a excepción del GP de Europa que ganó Rosberg. Después del parón estival volvió muy fuerte Rosberg y encadenó tres victorias seguidas. En Malasia acabaría la racha y por primera vez en la temporada los Mercedes perdían una carrera donde un coche conseguía acabar, Ricciardo ganaba la carrera, Rosberg era tercero y Hamilton tenía que retirar el coche. En Japón se recuperó la normalidad, ya que Rosberg ganó y Hamilton quedó tercero. Viajamos hasta el país del sol naciente para explicar cómo iba el Mundial y hablar de las últimas carreras.

Al igual que en el 2007, la gente en España se levanta y mira cómo va la F1 y ven que Rosberg a falta de cuatro carreras (cabe aclarar que ya se está usando la puntuación que se usa actualmente, a excepción de la vuelta rápida que en ese momento no otorgaba ningún punto extra) aventajaba en 33 puntos a Lewis Hamilton. El británico no se rindió y en Estados Unidos, México y Brasil conseguiría la victoria, pero Rosberg quedaría segundo en las tres y Hamilton le recortaría 21 puntos, así que, en la última carrera del Mundial, Rosberg tenía 12 puntos de ventaja.

Llegamos a Abu Dabi, y la cuentas son las siguientes, Rosberg gana el Mundial…

-Si ganaba la carrera
-Si Hamilton era cuarto o peor
-Si Hamilton ganaba la carrera y él era tercero o mejor
-Si Hamilton era segundo y él sexto o mejor
-Si Hamilton era tercero y él octavo o mejor
-Si Hamilton era cuarto y él décimo o mejor

Lewis Hamilton buscaba ganar su tercer Mundial de forma consecutiva y hacía la Pole, pero como venía siendo habitual, Rosberg se quedaba cerquita de él y salía segundo. No hubo mucha historia al inicio de carrera, Hamilton controlaba desde la primera posición y Rosberg únicamente tuvo que lidiar con Verstappen que alargó su parada, pero consiguió deshacerse de él. Con ello llegaron a la última parada en boxes y Hamilton seguía primero con Rosberg segundo. Al inglés no le valía para ser campeón y al alemán sí, parecía que no iba a pasar nada, pero Hamilton no pensaba así. El inglés redujo entre 1 y 2 segundos su ritmo por vuelta, Rosberg que no quería líos con Hamilton, también redujo porque no quería un cara a cara en pista que le pudiera dejar fuera y aunque en Mercedes le decían a Hamilton que tirara, el británico hacía caso omiso. Eso provocó que los Red Bull y los Ferrari se acercaran por detrás.

Llegamos a las últimas cinco vueltas, los cuatro primeros (Hamilton, Rosberg, Vettel y Verstappen) en cinco segundos, Hamilton para ser campeón necesitaba que Vettel y Verstappen adelantaran a Rosberg. Hamilton iba muy lento en el tercer sector, para luego apretar en el primero y dejar a Nico sin DRS para que Vettel y Verstappen pudieran atacarle. Para tristeza de Lewis y alegría de Rosberg nadie pudo pasar al alemán, que se proclamó campeón del mundo. Obviamente hubo un gran debate sobre si era ético o no lo que hizo Hamilton.

Rosberg explicó todo el sufrimiento que tuvo que pasar para conseguir derrotar a Hamilton, la guerra psicológica que tuvo que llevar a cabo. Fue tanto el desgaste que Nico decidió retirarse después de esa carrera. Hamilton por su parte ganó el Mundial los siguientes cuatro años.

Si queremos estadística, Hamilton ha ganado una vez el Mundial en la última carrera y ha perdido dos. Cuando ha llegado líder tiene una victoria y una derrota y cuando ha llegado segundo tiene una derrota. Si continuamos con esta cadena de derrota, victoria, derrota, ahora tocaría victoria, pero al final las matemáticas no servirán de nada cuando Max Verstappen y Lewis Hamilton se encuentren en pista.

Solo Hamilton ha perdido el Mundial ganando más de nueve carreras justamente en 2016 donde ganó 10. Puede que Verstappen iguale ese triste récord, ya que lleva nueve, y ser el segundo piloto que pierde el Mundial con nueve victorias o más. Hamilton puede igualar los cinco campeonatos seguidos que ganó Schumacher del 2000-2004, ya que el inglés lleva cuatro y también se puede convertir en el piloto con más Mundiales con 8, ya que ahora está empatado con Schumacher. El domingo la historia nos espera.

Deja un comentario